Cuidados para plantas de interior y de exterior

Durante la cuarentena, muchos os habéis iniciado en el mundo de la jardinería aprovechando la llegada de la primavera para tener vuestro hogar y el jardín más colorido que nunca. A continuación, os damos unos consejos sobre los cuidados para plantas de interior y de exterior. 

Cuidados para plantas de interior

Luz: las plantas de interior han de colocarse cerca de una ventana, con luminosidad suficiente para poder realizar la fotosíntesis. Si no reciben la luz suficiente, las plantas buscarán la luz alargando sus tallos de forma anormal y produciendo hojas de mayor calibre. Otro síntoma de que la planta necesita luz es si las hojas se vuelven amarillas o se empiezan a caer.

Riego: se pueden regar desde arriba procurando mojar sólo la tierra, o puedes hidratarlas por abajo poniendo agua en un plato. Si optas por esta opción, deberás vaciar el agua sobrante que la planta no haya absorbido o puedes llenarlos con piedrecitas para que el agua no esté en contacto directo con la maceta. Otro aspecto a tener en cuenta es revisar que los agujeros de la maceta no estén obstruidos.

cuidados para plantas de interior y de exterior

Humedad: las plantas que tenemos en casa suelen ser tropicales, por lo que necesitan tener bastante humedad. Si ves que las puntas de las hojas están secas, es indicador de falta de humedad. Para ello, puedes pulverizar de forma frecuente las hojas (evita mojar las flores).

Temperatura: los cambios de temperatura y las corrientes de aire son otro gran problema para las plantas de interior. Este problema se acentúa con el calor de los radiadores o los aires acondicionados. Es necesario mantener las plantas alejadas de estos cambios térmicos y mantenerlas entre 15ºC y 25ºC.

Poda y trasplante: es necesario retirar las hojas y las flores muertas para el correcto crecimiento de la planta. En cuanto al trasplante, deberemos evitarlo en los meses de invierno y esperar a que estén aclimatadas a nuestro hogar antes de hacer el cambio de maceta.

Abono: es un cuidado que debemos realizar durante todo el año. Lo aconsejable es emplear un fertilizante líquido disuelto en agua.

Sustrato: el sustrato de este tipo de plantas debe ser poroso y estar suelto para facilitar el drenaje.

Limpieza: debemos eliminar el polvo de sus hojas limpiándolas con un paño húmedo.

Plagas: las plantas de interior no suelen tener plagas, aunque de darse, las más comunes son la cochinilla (tanto cerosa y algodonosa) y la araña roja.

Cuidados para plantas de exterior

Elección del tipo de planta: debes diferenciar entre las plantas anuales y las perennes. En los meses de invierno las plantas que mejor aguantan la climatología exterior son las coníferas, mientras que las plantas que dan flores en ciclos más cortos son más aconsejables para los meses de calor.

Lugar para colocar las plantas: el primer factor a tener en cuenta es la cantidad de luz que vayan a recibir en el lugar donde optemos para su colocación.  En invierno es necesario aprovechar las horas de luz y en verano, ciertas plantas necesitan sombra. Por ello, la mejor opción es colocar tus plantas en maceteros que se puedan mover fácilmente según la estación en la que nos encontremos.

cuidados para plantas de interior y de exterior

Trasplante y poda: lo más importante es buscar una tierra de calidad, que contenga nutrientes específicos. También hay que tener en cuenta el tipo de maceta, pues lo ideal es que tenga un agujero en la base para que elimine el exceso de agua. Si el material del tiesto es de arcilla o cerámica será mejor a la hora de drenar el agua sobrante. Respecto a la poda, debes observar las hojas, tallos, manchas, plagas, hongos… para saber sanear la planta e informarte del momento más óptimo para podarla.

Riego: este factor dependerá del clima de la zona en la que vivas. Lo ideal es regarlas 2 o 3 veces por semana, salvo que sea una localidad de lluvias frecuentes.

Share Button

Comments are closed.